TRATADOS

Homologaciones Latín Médica. Y su equipo de expertos ha decidido publicar este informe sobre los tratados, acuerdos y convenios internacionales vigentes con especial intereses en la homologación, y convalidación de estudios y respectivas titulaciones.

Convenio Andrés Bello – CAB

Surge a partir de una propuesta de los Ministros de Educación de Bolivia, Chile, Colombia y Venezuela y los jefes de delegaciones de Ecuador y Perú, acerca de la conveniencia de aunar esfuerzos en los campos de la educación, ciencia y tecnología y la cultura, en el marco de la Carta de la OEA, en la VI Reunión del Consejo Interamericano Cultural. Posteriormente se vincularon: Panamá, España, Cuba y Paraguay.

El CAB como organización internacional de carácter intergubernamental, favorece el fortalecimiento de los procesos de integración y la configuración y desarrollo de un espacio cultural común. Busca generar consensos y cursos de acción en cultura, educación, ciencia y tecnología, con el propósito de que sus beneficios contribuyan a un desarrollo equitativo, sostenible y democrático de los países miembros

El CAB surgió en el marco de la Carta de la OEA, en la VI Reunión del Consejo Interamericano Cultural, cuando los Ministros de Educación de Bolivia, Chile, Colombia y Venezuela y los jefes de delegaciones de Ecuador y Perú, propusieron la conveniencia de aunar esfuerzos en los campos de la educación, ciencia y tecnología y la cultura. Posteriormente se vincularon: Panamá en 1980, España en 1982, Cuba en 1999 y Paraguay en 2002. El Convenio Andrés Bello fue suscrito en Bogotá, el 31 de enero de 1970 y empezó a regir el 24 de noviembre del mismo año. En marzo de 1972 durante la III Reunión de Ministros de Educación celebrada en Quito, se creó la SECAB – Secretaría Ejecutiva del CAB.

Misión: El Convenio Andrés Bello como organización internacional de carácter intergubernamental, favorece el fortalecimiento de los procesos de integración y la configuración y desarrollo de un espacio cultural común. Busca generar consensos y cursos de acción en cultura, educación, ciencia y tecnología, con el propósito de que sus beneficios contribuyan a un desarrollo equitativo, sostenible y democrático de los países miembros.

Visión: El Convenio Andrés Bello en su condición de organismo internacional, de carácter intergubernamental, contribuye a la configuración de una comunidad de naciones, a partir de la consolidación de una cultura de integración mediante la promoción y el desarrollo de políticas vinculadas al bienestar de los pueblos de los países miembros; todo ello con el aporte convergente de la educación, la cultura, la ciencia y la tecnología. En este esfuerzo participan protagónicamente, con perspectiva intercultural, los grupos poblacionales excluidos, la niñez y la juventud.


Descarge el documento : convenio andres bello

Estados participantes:


CONVENIO DE LA HAYA SOBRE
academy1c
APOSTILLA.

APOSTILLADO:es un término francés.
Apostiller Significa: Certificar, autentificar o completar. Tiene por objeto simplificar la legalización de documentos para verificar su autenticidad, con el fin de que tengan validez a nivel internacional, haciendo innecesaria la legalización consular o diplomática u otro tipo de certificación adicional.


Convenio de La Haya de 5 de octubre de 1961


Suprimiendo la Exigencia de Legalización de los Documentos Públicos Extranjeros

Objetivo del Convenio

El Convenio sobre Apostilla facilita la circulación de documentos públicos emitidos en un Estado parte al Convenio y que deben ser presentados en otro Estado parte al Convenio. A fin de llevar esto a cabo, el Convenio reemplaza las formalidades, muchas veces engorrosas y costosas, de la legalización (certificación en cadena) de un documento público por medio de la simple emisión de una Apostilla. El Convenio también ha comprobado su gran utilidad para los Estados que no exigen que los documentos públicos extranjeros sean legalizados o que no conocen el concepto de legalización dentro de su derecho interno: en efecto, los ciudadanos de estos países aprovechan los beneficios del Convenio toda vez que intentan presentar un documento público nacional en otro Estado, que a su vez, les exige la autenticación del documento en cuestión.

Documentos públicos

El Convenio se aplica únicamente a los documentos públicos. Estos últimos son los documentos dimanantes de una autoridad o funcionario vinculado a una jurisdicción del Estado (incluyendo los provenientes de un tribunal administrativo, constitucional o eclesiástico, del ministerio público, o de un secretario, oficial o agente judicial); los documentos administrativos; los documentos notariales; así como las certificaciones oficiales que hayan sido aplicadas sobre documentos privados, tales como certificaciones oficiales que registran el documento o su existencia en una fecha determinada y autenticaciones de firmas. En la práctica, las Apostillas son expedidas en la mayoría de los casos para las actas de nacimiento, de matrimonio o de defunción; constancias del registro de comercio u otros registros; patentes; decisiones judiciales; actos notariales así como las certificaciones notariales de firmas; los diplomas emitidos por las instituciones públicas, etc. Asimismo, las Apostillas pueden ser emitidas para copias certificadas de un documento público. Por otro lado, el Convenio no se aplica ni a documentos expedidos por agentes diplomáticos o consulares, ni a los documentos administrativos que se refieran directamente a una operación mercantil o aduanera (como los certificados de origen o los permisos de importación y exportación).

¿Quién puede expedir Apostillas y cómo verificar el origen de una Apostilla?

Una Apostilla puede expedirse únicamente por una Autoridad Competente designada por el Estado de donde emana el documento La Autoridad Competente fija la Apostilla sobre el mismo documento público o sobre un allonge (anexo adherido al documento). La Apostilla debe estar conforme al modelo anexo al Convenio.

Además, cada Autoridad Competente debe llevar un registro en el cual registre las Apostilles que ha expedido. Estos registros pueden ser consultados a instancia de cualquier interesado por lo que constituyen un medio muy eficaz para combatir el fraude, puesto que permiten verificar, en caso de duda, el origen de la Apostilla.

Los efectos de una Apostilla


El único efecto de una Apostilla es certificar la autenticidad de la firma, la calidad en que el signatario del documento haya actuado y, en su caso, la identidad del sello o timbre del que el documento esté revestido. Además, la Apostilla no se refiere al contenido mismo del documento público subyacente (es decir, el documento apostillado).


Descarge aqui el tratado de la haya.


Observaciones.

Los diplomas emitidos por las instituciones privadas no pueden ser apostillados directamente; en cambio, los diplomas “privados” pueden contar con un certificado oficial expedido por un notario, un abogado, una agencia o toda otra persona o autoridad competente que en virtud de la ley del Estado de origen del diploma autentifica la firma del diploma. Este certificado oficial es un documento público dentro del sentido del Convenio y puede, por lo tanto, ser apostillado. En tal caso, la Apostilla no se refiere al diploma en sí mismo sino que autentifica el certificado que acompaña o aparece en el diploma.

Entre los estados latinoamericanos que firmaron este convenio tenemos a:

Especial referencia a los convenios internacionales

como fuentes de la homologación

A lo largo del siglo XX, España suscribió convenios culturales bilaterales con buena parte de los países del mundo. La mayor parte de estos convenios se configuran como tratados de cooperación cultural en los que se comprenden referencias al reconocimiento mutuo de los títulos. Otros, los más antiguos en el tiempo, estaban específicamente dirigidos a regular el reconocimiento mutuo de los respectivos títulos, pero no necesariamente de forma automática.

En relación con estos Convenios, a partir de 1996, la jurisprudencia del Tribunal Supremo ha adoptado de forma invariable el criterio de que, para la recta interpretación de los mismos, no se puede prescindir de la normativa interna, acorde con las Directivas comunitarias. Por ello, la solicitud de homologación exige que la Administración lleve a cabo un control de equivalencia del título extranjero respecto del título español a que se pretende homologar.

La doctrina sentada por el Tribunal Supremo en la jurisprudencia citada puede sintetizarse de la siguiente manera:

  • En todo momento se reconoce que los convenios internacionales forman parte del ordenamiento jurídico interno.
  • Sin embargo, para la recta aplicación del convenio, no se puede prescindir de la normativa interna. Por ello, la homologación solicitada exige que la Administración lleve a cabo el control de equivalencia del título extranjero respecto del título español a que se pretende homologar.
  • El Alto Tribunal señala que, para la aplicación del convenio, no se puede atender exclusivamente a la denominación del título, sino que es preciso valorar su contenido formativo para determinar su equivalencia con el título español. Dicha valoración del contenido formativo sólo se puede hacer mediante el informe técnico-académico del Consejo de Universidades.

Última actualización: 24/09/2014.Homologaciones latín Médica. 2002-2014 .Todos los derechos reservados

TrackBack URI

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: